• Leones


Dueños de América

Los Leones fueron más efectivos en el área y con dos goles en la primera mitad se llevaron la victoria en el clásico del continente ante Canadá y sumaron su tercer título en la Copa Panamericana. Ignacio Ortiz y Lucas Vila convirtieron los goles en la final.

Los Leones volvieron a sumar un nuevo título a su historial. Con goles de Ignacio Ortiz y Lucas Vila, superaron a su clásico rival Canadá por 2 a 0 en la final de la Copa Panamericana y acumulan tres campeonatos ganados en el certamen, tras las conquistas en Londres 2004 y Toronto 2013.

Luego de un retraso de dos horas por una tormenta eléctrica, desde el inicio del encuentro Argentina fue agresivo y presionó a Canadá en su campo de juego. Y rápidamente, a los cinco minutos, logró abrir el marcador. Luego de una recuperación de la bocha, Lucas Vila envió el centro atrás y por el segundo palo apareció Ignacio Ortiz para poner el 1 a 0.

Los Leones continuaron con su supremacía en el segundo cuarto, exigiendo las buenas intervenciones del arquero canadiense David Carter. Sin embargo, a los 25 minutos, con un potente remate de media vuelta, Vila venció al guardameta rival para aumentar la ventaja.

Tras el descanso, el encuentro ganó intensidad y temperatura. El conjunto canadiense se adelantó en el campo de juego y con buenas conexiones tuvo varios ingresos al área argentina. Con el correr de los minutos Canadá presionó más arriba y aprovechó algunos momentos de desconcentración en defensa para buscar el descuento. Sin embargo, Juan Manuel Vivaldi, en su primera participación en el certamen, respondió sin contratiempos y mantuvo el cero en su valla.

 Luego de 15 minutos de desprolijidad donde el conjunto nacional llegó a contar con dos jugadores menos en cancha producto de las tarjeta recibidas, los Leones también intentaron volvieron a tomar las riendas del encuentro y manejar los tiempos, y asimismo, buscaron  ampliar la diferencia en el marcador, aunque sin éxito. Si bien Canadá sacó a su arquero para agregar un jugador de campo, no logró alterar el 2 a 0 final.

Además del título, dos jugadores argentinos se llevaron premios individuales: Matías Paredes fue elegido como el Mejor Jugador del torneo, y junto con Gonzalo Peillat, fueron los máximos goleadores del certamen con siete tantos cada uno.