• Actualidad


I love Hockey: Tipos de hockistas

Y vos, ¿qué tipo de hockista sos?




Están las hockistas fanáticas, que podrían estar todo el día con el palo y la bocha.

Y las que el estudio o el trabajo las hace llegar cansadas a los entrenamientos y empiezan entonces a mover sus prioridades. Están las hockistas que odian tener cuádriceps fuertes y las que los prefieren por sobre las patas de tero.

Existen las jugadoras que lloran ante el primer golpe y las que aguantan y muerden el protector hasta deshacerlo por intentar tolerar el dolor.

Están las orgullosas de sus frutillas en las rodillas y las que se quieren matar cuando llega el verano y es imposible ir a una fiesta de vestido corto.

Están las hockistas que se olvidan rápido de la derrota o entienden que hay otras cosas de qué preocuparse, y las que mastican bronca hasta el lunes.

Las que sueñan cuando se van a dormir con ese mano a mano que no pudieron definir o atajar, o las que consiguen distraerse enseguida con una película o saliendo con amigas.

Están las hockistas impuntuales naturalmente, que probablemente lleguen tarde a los entrenamientos sin ningún motivo en particular, porque así son en la vida, y las ansiosas que salen de casa con anticipación.



Están las obsesivas que se detienen en un gesto y lo repiten una y mil veces para mejorarlo. Y las que creen que "a esta altura" ya no van a aprender nada.

Están las hockistas cabuleras que insisten en un usar ese color de camiseta "porque con ese se gana", y las que se suspiran cada vez que escuchan esa frase.

Existen también las hockistas líderes que saben qué decir para ordenar al grupo y las más tímidas que prefieren estar cerca del anonimato.

Están las experimentadas, las más grandes del plantel, esas que te quitan la bocha con la mirada sin esforzarse, y las pequeñas habilidosas y rápidas que suben recién con entusiasmo y ganas de demostrar.

Están las hockistas que son necesarias adentro de la cancha por su juego y las que hacen su gracia afuera desatando la risa de sus compañeras.

Hay tantos tipos de hockistas como hockistas haya en el mundo. Pero hay algo que tenemos en común: todas queremos al hockey por lo que nos da. Y eso es mucho. Muchísimo.

Agradezcamos ser hockistas. Porque de la manera que sea, nos enseña valores, nos regala amistades, nos educa, nos hace disfrutar y superarnos, nos genera desafíos, nos hace amar, nos da una familia enmarcada en un club. Eso es todo.



Por Sheila Shab, especial para I love Hockey y Hockey Mobile
Dibujo: Luli Ferrini