• Actualidad


Vivencias de un arquero por HKT: Joaquín Berthold

Luego de 20 años que lleva atajando en la Primera división de Sociedad Alemana de Gimnasia, el arquero y actor que supo integrar en varias oportunidades el Seleccionado nacional -al cual tuvo que renunciar por motivos profesionales- Joaquín Berthold compartió con Hockey Mobile y HKT su experiencia bajo los tres palos y los consejos que lo llevaron a vestir la camiseta argentina.

 

Con 37 años, más de 20 de ellos jugando en la Primera división del club Sociedad Alemana de Gimnasia de Los Polvorines, y luego de haber pasado por distintos procesos en el Seleccionado nacional desde 1997, haber sumado experiencia en el hockey europeo y haberse sido subcampeón mundial Junior en 2001, Joaquín Berthold se presenta como uno de los arqueros de mayor relevancia en el hockey Metropolitano.

“Ser arquero me marcó para todo en la vida. Por la responsabilidad que tiene la posición dentro de la cancha. Me formó en mi carácter y mi manera de afrontar decisiones en la vida” le dijo a Hockey Mobile el reconocido actor. Con varios minutos acumulados bajo los tres palos, el arquero cree que la experiencia es la base para un buen rendimiento.  “Uno crece en base a la experiencia. Uno mejora con el tiempo. Tomando a veces la decisión correcta y otras veces no”.

- ¿Qué aspectos te gustan y no te gustan de la posición?

Lo que me gusta es la incidencia que tiene con el resultado, saber que tiene que pasar por vos la responsabilidad del gol, me gusta asumir ese rol. Lo que no me gusta es llevar el bolso de acá para allá y recibir algunos bochazos los días de frío.

- ¿Cuáles crees que son tus principales características?

Mi velocidad para salir a atacar la bocha, el carácter y los reflejos.

- ¿Qué pasa por tu cabeza después de recibir el primer gol?

Cualquier gol me provoca angustia, me genero mucha exigencia para siempre tener que atajar todo. Lo vivo así intensamente.

- ¿Cómo te sentís en los partidos donde casi no te llegan al arco?

No me acuerdo ya los partidos que no me llegan al arco. Eso sí, supongo que no podría jugar en un equipo donde casi no me ataquen... Me aburre ver un partido donde el arquero ataja una o dos pelotas por tiempo.

- Dentro del desarrollo de una jugada, ¿alguna vez dudaste de una decisión que hayas tomado?

Son decisiones que se toman en pocos segundos. Confío en mi intuición. Después, si pudiese haber hecho otra cosa, ya no importa porque no se puede volver atrás. No es que no lo piense, pero en el arco uno no puede dudar porque la tiene que ir a buscar adentro si no reacciona.

- Previo a la defensa de un córner corto, ¿haces algún análisis de la posible jugada?

No me gusta que me digan nada. En general el jugador opina "este la tira abajo". Ahí fuiste porque seguro que la clava arriba. Lo importante es definir rápido cómo va a salir uno y quedarse en blanco para atajar el tiro.

- ¿Recordás alguna falencia que hayas tenido que perfeccionar?

Solo el tiempo me hizo menos ansioso y más sólido. No sé si hay algo específico. Creo que uno se va corrigiendo y va creciendo en el puesto. No creo mucho en las técnicas, sí creo que las técnicas también se van modificando. Es bueno ver y entrenar para mejorar. Y después queda mucho en la personalidad y la confianza de cada uno.

- ¿Qué le recomendarías a los demás arqueros?

Que disfruten, que se hagan escuchar. La técnica es particular y cambia según el arquero del momento. Yo creo que uno tiene que ser activo: Atacar-atajando. Y sobre todo respetar la forma que tiene cada uno. No querer cambiar, sino perfeccionar lo que uno tiene como virtud.

Por Sofía Escudero, especial para Hockey Mobile y HKT.
Foto: Gentileza Pipi Fernandez.